Inicio Rehabilitación Equitación Terapéutica – Riendamiga

Equitación Terapéutica – Riendamiga

Riendamiga

Esta semana, invitados por la asociación Riendamiga, el equipo de La Cachava (Actualizado: Así es como nos llamábamos por aquel entonces. Ahora somos Cuiddo) ha asistido a una sesión de equitación terapéutica en el centro de rehabilitación neurológica Lescer, en Madrid.

Allí, Leonor Loyola, presidenta de la asociación Riendamiga, nos explico las ventajas de incorporar esta técnica al tratamiento rehabilitador multidisciplinar, que se aplica en este centro:

El caballo es una herramienta muy valiosa por la cantidad de información motriz y que, a través de los cinco sentidos, proporciona a quien lo monta.

RiendamigaUna rehabilitación integral no sólo trata de aliviar los síntomas de una enfermedad o evitar su progresión sino que también 

busca conseguir beneficios psicológicos y sociales con el fin de mejorar su calidad de vida, su nivel de funcionalidad y de autonomía.

Desde el punto de vista físico y motor, el factor principal que fundamenta esta terapia es: el movimiento tridimensional y rotativo que transmite el caballo a quien lo monta.

Observamos que los movimientos de una persona a caballo al paso, son casi idénticos a los de una persona caminando, ambos siguen el mismo patrón de movimiento en la pelvis y en el tronco. Esto ocurre de forma pasiva mientras el jinete está sentado correctamente en el centro del dorso del caballo. Montar a caballo a horcajadas equivale a caminar sentado.


riendamigaEl movimiento natural del caballo produce un enderezamiento y equilibrio espontáneos en la persona que lo monta; este ayuda al control postural y a ubicar adecuadamente el centro de gravedad. Esto constituye la base del movimiento normal.La cadencia y la amplitud del tranco transmiten al jinete impulsos rítmicos que estimulan física y neurológicamente todo el cuerpo.

 Así pues, la Equitación Terapéutica mejora el estado físico y el desarrollo motor, trabajando el equilibrio, el tono muscular y el control postural. Facilita la estimulación y la reeducación de patrones motores, así como la normalización de reflejos posturales.

Desde mi punto de vista personal, como terapeuta ocupacional, ha sido un verdadero placer asistir “sobre el terreno” a la aplicación de esta técnica tan novedosa y poco utilizada en nuestro país. Creo que puede aportar mucho al tratamiento rehabilitador de terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas y cualquier profesional que participe en la recuperación funcional, psicológica y social de las personas afectadas por daño cerebral u otras patologías.

Agradecer a la asociación Riendamiga su invitación y animaros a conocer un poquito más sobre ellos en www.riendamiga.es

1 COMENTARIO

Deja tu comentario